Luis Blanco Iglesias - caído de la División Azul



D. Luis Blanco Iglesias – Alférez Provisional – Miembro de la División Azul – Muerto en combate en Rusia.

 Para leer el artículo completo, clicar en "Seguir Leyendo" que figura a continuación.




La casa donde se ubica la Asociación de Vecinos San Ramón de Armariz, como todos sabemos fue anteriormente escuela de las chicas durante un cierto período. Esta casa fue donada a la parroquia por D. José Pérez Delgado, del que hablaré en otro artículo. Dicha escuela tiene una lápida donde se puede leer:


Grupo Escolar Luis Blanco Iglesias – 1.920-1.942



De igual modo, en la plazoleta de la Torre, en la verja de la casa del que fue maestro del pueblo, D. José Blanco, también puede verse otra placa que reza:

Plaza del Alférez Provisional.


Voy intentar relatar someramente los datos que he podido documentar a través de mis investigaciones en Internet y en distintas fuentes documentales, acerca de una persona nacida en nuestro pueblo y muerta por sus ideales en la lejana y fría Rusia.


D. Luis-Ceferino Blanco Iglesias, nació en 1.920, siendo hijo de D. José Blanco González, maestro nacional de Armariz, y de Dña. Basilisa Iglesias Sánchez. No consta en el libro de bautizados de la parroquia, por lo que podemos concluir que fue bautizado en otra iglesia. Fue voluntario a Alemania integrando la División Azul, con el grado de Alférez. En España pertenecía al Regimiento de Infantería 88 de la VIII Región Militar. El 1 agosto 1.941 es asignado a la 1ª Compañía de Transporte Hipomóvil y el 1 noviembre 1.941 pasa a la 2ª Compañía del Batallón de Reserva Móvil. Obtiene la Cruz de Hierro de 2ª categoría el 27 abril 1.942. Figura enterrado en Rusia el 3 de marzo de 1.942 en el cementerio de Grigorowo, fila O.


Necrológica de su regimiento militar publicado en el diario de Orense, La Región, el 12 de Abril de 1942.


Dada la deficiencia de los microfilms del diario La Región, paso a reproducir el texto:


“El Señor DON LUIS BLANCO IGLESIAS, Alférez del Regimiento de Infantería número 88, VOLUNARIO DE LA DIVISION ESPAÑOLA. Murió heroicamente en su puesto de Honor por Dios y por la Patria. 
D.E.P.

El Coronel, Jefes, Oficiales, Suboficiales y Tropa de su Regimiento, 
Ruegan a sus amistades una oración por su eterno descanso y la asistencia a los funerales que se celebrarán el próximo día 14, a las once horas, en la iglesia de Santa Eufemia del Centro, favor por el que les quedarán muy agradecidos.

Orense, 12 de abril de 1.942”


El 15 de abril de 1.942, también en el Diario La Región, aparece la esquela de su familia:


Por las mismas razones de la deficiencia de los microfilms del periódico, paso a reproducir el texto:


“El Joven DON LUIS BLANCO IGLESIAS, Alférez del Regimiento de Infantería nº 88, VOLUNTARIO DE LA DIVISION AZUL,  Murió heroicamente en su puesto de honor por Dios y por España, a los 22 años de edad, habiendo recibido los Auxilios Espirituales. 
-D.E.P.-

Sus padres, D. José Blanco González (maestro nacional de Armariz) y doña Basilisa Iglesias Sánchez, hermano Amando (maestro nacional); tíos, primos y demás parientes,

Ruegan a sus amistades una oración por el eterno descanso de su alma y la asistencia a los funerales que tendrán lugar el día 17 de Abril, viernes, en la parroquia de San Cristóbal de Armariz, a las once de la mañana, por lo que le anticipan gracias.”


Todavía mi madre recuerda este funeral celebrado en la iglesia de San Cristóbal con asistencia multitudinaria. A la gente del pueblo se unieron los venidos de otros lugares y los compañeros falangistas del fallecido. A ambos lados del túmulo funerario de la iglesia montaron guardia compañeros falangistas uniformados. Dado el aprecio sentido por el padre del fallecido, así como por las circunstancias del fallecimiento, hubo un gran sentimiento y conmoción en el pueblo.


En el mismo diario de la Región, el 18 de abril de 1.942, según información de la División Azul, también apareció otra esquela de la Vieja Guardia de Falange, a la que pertenecía el fallecido. No he podido localizar el microfilm del diario La Region de esa fecha donde se publicó la esquela.


Lápida instalada en el panteón familiar del cementerio de San Cristóbal de Armariz.


El grado militar de Luis Blanco en la División Azul era de alférez. En la lápida del panteón familiar aparece con el grado de teniente. Debo suponer que fue ascendido a título póstumo.
Panteón familiar


Desconozco absolutamente la personalidad de este paisano, sus virtudes o defectos. El tributo que aquí le rindo con su recuerdo está basado solamente en su valiente gesto de iniciar una aventura extremadamente peligrosa, cuyos riesgos eran conocidos sobradamente antes de su inicio. Muchos voluntarios fueron por ideales políticos, otros por avanzar en los rangos de la carrera militar, otros para redimir penas, en definitiva por múltiples razones, que en ningún caso merman la valentía de quienes afrontaron esos riesgos, cuyo precio podía ser la propia vida.
Cruz de Hierro de Segunda Clase - Condecoración concedida solo por acciones militares heróicas

Condecoración concedida en España a los miembros de la División Azul

Placa identificativa del personal militar


D. José Blanco, su padre, conocido en el pueblo como Don Pepe, fue maestro nacional, impartiendo clases a los chicos durante varias décadas en la escuela ubicada en la casa junto a la iglesia. Nació en 1.888 y murió en 1.977 a los 89 años. Yo tuve oportunidad de conocerlo, aunque brevemente y de muy pequeño. El recuerdo que conservo de su persona es el de un hombre pequeño de estatura, con el pelo blanco y muy corto, finas gafas metálicas redondas, le faltaba un ojo, desconozco las circunstancias de dicha pérdida, amable en las formas, educado y servicial. Eran muchos los que acudían en su ayuda para rellenar impresos oficiales, redactar testamentos, liquidar impuestos o cualquier gestión que requiriera papeleo oficial. Fruto de esa entrega a sus vecinos eran los numerosos regalos y atenciones que recibía por San José, día de su santo, fecha muy señalada en el santoral en aquella época. También recuerdo su afición al coleccionismo, especialmente de sellos de correos. Para aquella época, supongo que tenía una colección considerable, fruto de muchos años de acopio y compra, aprovechando sus relaciones y viajes a la capital o incluso a Madrid, donde ya hablaba del mercado dominical de sellos en la plaza Mayor. En definitiva, el recuerdo que yo tengo encaja con el de un maestro inteligente e inquieto, sociable y servicial, que se ajusta a grandes rasgos con la imagen del maestro ideal de aquella época. Fruto de su ejemplo, también yo inicié una colección de sellos que me acompañó durante varios años en mi etapa de colegial. Ya cuando yo era niño se jubiló continuando en el puesto de maestro nacional su hijo, D. Amando, hombre de carácter más rígido y severo. También él era mutilado, habiendo perdido uno de sus brazos, de lo que también desconozco las causas, lo que no le impidió la práctica de su deporte favorito que era la caza.


Paso a exponer algunos datos históricos para enmarcar las circunstancias de la participación de D. Luis Blanco Iglesias en esa acción militar en un lugar tan alejado de su lugar de nacimiento.


En 1.939, terminada nuestra guerra civil, comienza la Segunda Guerra Mundial cuando las tropas de Alemania cruzan la frontera de Polonia el 1 de septiembre de dicho año.


Durante nuestra guerra civil, a pesar de los acuerdos de no intervención de las potencias europeas, tanto el ejército republicano como el ejército sublevado recibieron ayuda exterior de capital importancia, tanto en armamento y apoyo logístico como en contingentes humanos.


El Ejército de la República recibió una cuantiosa ayuda en material procedente mayoritariamente de Rusia, aunque también de otros países europeos, finalmente pagado con las reservas de oro del Banco de España, que fue enviado a Rusia durante la guerra. En lo que respecta a la aportación de combatientes, se crearon las Brigadas Internacionales a instancia de la Internacional Comunista, encargándose de su puesta en marcha el Partido Comunista Francés. Sus componentes procedían mayoritariamente de miembros del partido comunista francés, aunque también había batallones de otras nacionalidades, especialmente del Reino Unido y Estados Unidos, además de algunos conocidos intelectuales e idealistas de la época, que jugaron también un papel importante en el ejército republicano. Su contingente medio fue de unos 20.000 hombres, habiendo participado en los distintos reemplazos un total de unos 60.000, sufriendo 15.000 bajas.


Por su parte, Hitler ayudó al ejército nacional con la aportación de la Legión Cóndor, consistente en escuadrillas de aviones, con un total de 136 aparatos, que participaron de forma determinante en el desarrollo de la contienda, destacando, entre otras operaciones, el bombardeo de la población vasca de Guernica. También recibió ayuda en carros de combate y artillería pesada. Esta aportación alemana tenía también la finalidad de probar el material y las tácticas que luego serían de vital importancia en la guerra europea a punto de comenzar. En el curso de la guerra llegaron a enviar, conjuntamente con Italia, un total de 600 aviones. El contingente de efectivos de la Legión Cóndor alcanzó los 5.000 hombres, si bien en el transcurso de la guerra, y en los distintos servicios, llegaron a participar unos 15.000 efectivos en los distintos reemplazos, con unas 300 bajas en total.


También la Italia de Mussolini contribuyó con soldados y material. Aportó un Corpo Truppe Volontarie, que llegó a contar con 44.000 hombres desplazados a España, además de escuadrillas aéreas y material blindado.


Terminada la guerra civil, España quedó destrozada, empobrecida y hambrienta. Aunque hubo intentos para que España se alineara en el conflicto europeo, Franco consiguió permanecer neutral. Cuando en 1.941 Alemania declaró la guerra a Rusia, Franco encontró el medio de devolver el favor recibido de Hitler, ya que, sin implicarse en el conflicto global europeo, decidió crear una división de voluntarios que fueran a luchar al frente ruso, como contribución a la lucha contra el comunismo, iniciando su creación en junio de 1.941.


Para evitar una intervención de militares españoles, que supondría romper la neutralidad en el conflicto, se convocó una división de voluntarios, abriéndose banderines de enganche en toda España. Dado el ambiente patriótico de la época pronto se superó con creces el número requerido para componer una división, que era de unos 18.500 hombres. El excedente de voluntarios iría reemplazando a caídos y heridos para que todos tuvieran la oportunidad de luchar en el frente ruso. Es importante comprender que aunque muchos de los alistados eran militares, lo hicieron a título individual y no vistiendo el uniforme del ejército español. Este cuerpo expedicionario inicialmente se llamó División Española de Voluntarios (DEV). Posteriormente se llamó popularmente División Azul por el color de las camisas falangistas que llevaban los voluntarios. La mayoría eran miembros de la Falange, del SEU (Sindicato Español Universitario) y militares o licenciados de la guerra civil española. Una vez integrados en la Wehrmacht, constituyó la División 250 del ejército alemán, comandada inicialmente por el General Agustín Muñoz Grandes.
 
Despedida de la División Azul en Madrid

Después de un periodo breve de formación, y ya con el uniforme y las armas alemanas, son enviados al frente ruso a finales de agosto de 1.941, si bien no llegan a su destino hasta finales de septiembre, después de un largo viaje en tren hasta la frontera de Polonia con Rusia, debiendo continuar a pie una larga marcha de más de 1.000 kms., estableciendo su primer emplazamiento cerca de Smolensk. No voy a relatar aquí las acciones militares de la División Azul, pero sí me limito a señalar que, en líneas generales, su campo de acción fue la zona de Leningrado llamada anteriormente San Petersburgo, donde se desarrollaron encarnizadas batallas, sitiando esa ciudad de unos 3.000.000 de habitantes, asediada durante casi tres años, con un coste en vidas humanas superior al millón, fruto del hambre, el frío y las armas.


Es reconocido el valor con que luchó la División Azul, siendo muy conocida la opinión de Hitler:


"Había leído en la historia que el soldado español era el mejor del mundo, y ahora, viéndolos en el frente ruso, lo he comprobado.

La división española lucha en primera línea sin interrupción, en uno de los sectores más difíciles y de decisiva importancia para los combates defensivos. De este modo la División Azul ha hecho el más alto honor a su Patria en la gran lucha anticomunista.

Cuando la División Azul regrese a España tendremos que expresar, tanto a ella, como a su bravo general, el reconocimiento debido a una lealtad y a una valentía llevadas hasta la muerte."


También es muy citada la opinión del General de Artillería Jürgens, Comandante General del XXXVIII Cuerpo de Ejército de la Wehrmacht:


“Si en el frente os encontráis a un soldado mal afeitado, sucio, con las botas rotas y el uniforme desabrochado, cuadraos ante él, es un héroe, es un español."


Se estima que en total llegaron a participar en la División Azul, entre 45.000 y 47.000 hombres, en los distintos reemplazos. Las cifras de víctimas hablan por sí solas del valor y arrojo de los combatientes, siempre en los lugares de mayor peligro: 4.954 muertos en el frente, 8.700 heridos, 2.137 mutilados y 372 fueron hechos prisioneros por el ejército ruso. De estos prisioneros solo unos pocos sobrevivieron a los largos años de privaciones y trabajos forzados durante su cautiverio en los gulag, campos de trabajo soviéticos en Siberia. La mayor parte de los prisioneros españoles de la División Azul tuvieron que esperar hasta doce años para ser liberados, hecho que solo ocurrió tras la muerte de Stalin. Los 220 hombres que sobrevivieron fueron repatriados de Siberia a Odesa y de allí a España en 1.954, llegando al puerto de Barcelona el 2 de abril de ese mismo año en el barco griego Semíramis, fletado por la Cruz Roja.


Muchos de los caídos en combate en la primera etapa están enterrados en el cementerio de Novgorod, en Rusia. Otros siguen enterrados donde cayeron, sobre todo en Krasny Bor, donde el 10 de febrero de 1.943, en un solo día hubo 2.200 bajas en combate. Cuanto más se profundiza en los detalles de las distintas batallas en las que participó la División Azul, mayor es la admiración por esos hombres. No solo luchaban valientemente en los lugares de mayor peligro como carne de cañón para abrir vías de penetración en el ejército enemigo o frenar ofensivas arrolladoras, sino que debieron hacerlo en unas condiciones climáticas casi insoportables, con termómetros por debajo de los 50º bajo cero.


Con independencia de la ideología que cada uno pueda tener, creo que es de justicia reconocer la valentía de estos hombres, que guiados por unos ideales en los que creían, fueron a una tierra extraña a luchar en condiciones extremas, dejando allí su vida muchos de ellos, contribuyendo a mantener un altísimo prestigio militar español equiparable al que alcanzaron los Tercios Viejos en sus campañas europeas durante los reinados de la Casa de Austria.

Entierro del Falangista Silvio Viso en Castrelo de Miño - El funeral de Luis Blanco debió ser similar


Teniendo en cuenta la fecha de su muerte, el alférez Luis Blanco posiblemente tomó parte en las distintas acciones militares que se indican a continuación, coincidentes con las primeras acciones bélicas de la división y antes de su traslado al cerco de Leningrado.

El Alférez Luis Blanco fue trasladado a la segunda compañía del Batallón de Reserva Móvil 250, apodado “Tía Bernarda”. Debido a que el Batallón se encontraba repetidamente en las peores situaciones del frente, acabó siendo conocido popularmente como la tía Bernarda, término coloquial entre los guripas, que así gustaban de llamarse los divisionarios.


El Batallón de Reserva Móvil 250 era una de las mejores unidades de la División Azul. Aunque en los organigramas organizativos aparecía encubierto como batallón de depósito, servía en realidad como fuerza de choque, ya que estaba compuesto en su mayor parte por tropas de Regulares y de la Legión. Se encargó el mando de esta unidad de élite al comandante Fernando Oses Armesto.


El 7 de enero de 1.942 empieza la Ofensiva de Lyuban, una gran operación cuyo objetivo para el ejército rojo era atravesar las líneas del río Voljov, que comunica los lagos Ilmen y Ladoga, para romper el cerco sobre Leningrado. En uno de los combates, 543 soldados alemanes quedaron atrapados en la localidad de Vsvad al sur del Lago Ilmen. El otoño anterior, la división española creó una compañía de esquiadores, por razones operativas ordenado por el mando alemán, y a éstos se les encomendó la misión de acudir en rescate de los alemanes. El día 10 comenzó la marcha a través del lago congelado, tardando 11 días en alcanzar la posición alemana en la orilla sur y liberarlos. En el trayecto, con tormentas de nieve y temperaturas inferiores a los -50℃, la compañía sufrió más de 100 bajas por congelaciones graves. Casi una veintena de soldados sufrieron la amputación de ambas piernas. La Compañía recibió por ello 32 Cruces de Hierro, siendo una de las más condecoradas de los ejércitos del norte.
Cartel conmemorativo de la presencia de la D.A. en Novgorod - Grigorowo antes de su traslado

Plano de distribución de tumbas en el cementerio de Grigorowo

Vista del cementerio de Grigorowo

Tributo y despedida de un compañero


Tras repeler la ofensiva roja, el frente se estabilizó el resto del invierno, participando la división en algunos golpes de mano. Al comienzo de marzo, varios generales diseñan la Operación Predador, cuyo objetivo era acabar con una posición soviética que resistía al oeste del Voljov desde la ofensiva de invierno. La operación comenzó el 15 de marzo, y participaron inicialmente en ella el Batallón Román y algunos grupos de artillería. En el transcurso de la batalla, y en los meses siguientes, más unidades españolas se sumaron a combatir la bolsa, hasta que el 28 de junio, tras la rendición del general Vlasov, el OKW (Oberkommando der Wehrmacht) proclamó su victoria en el frente del Voljov. Las operaciones españolas llegaban a su fin en este escenario.
Acreditación de los servicios prestados en la zona de Novgorod


A partir de este momento se le asignan a la División Azul otros objetivos. Es trasladada más al norte para participar en el cerco de Leningrado. Allí tiene una actuación heroica en la batalla de Krasny Bor, frenando el avance del ejército rojo muy superior, con 45.000 efectivos, equipado además con armamento pesado y apoyo aéreo, que intentaba romper el bloqueo de la ciudad. El 10 de febrero de 1.943 la división sufrió 2.200 bajas, pero causando 14.000 bajas en el ejército soviético. Algunas compañías de la división azul fueron totalmente exterminadas y otras perdieron un 75% de sus efectivos, lo que da idea de las condiciones de extrema dureza y heroísmo de los hombres que allí lucharon, sin olvidar el infierno que suponía el invierno ruso, escribiendo una de las páginas más gloriosas de los soldados españoles.


Ilustro a continuación este artículo con fotografías tomadas de la web y que supongo libres de derechos de autor. Agradezco sinceramente el esfuerzo que han realizado numerosos estudiosos de la División Azul para documentar toda su historia, y que comparten sus conocimientos en la web, para que otros podamos disfrutar de dicha información y contribuir al reconocimiento de unos hechos ciertamente históricos.
Tributo a los caídos de la División Azul

Recreación de combates en Rusia

Recreación de las duras marchas en las heladas estepas

Recreación del Comandante Antonio Barrera

Recreación de un soldado en el campo de batalla

Emotiva imagen de una madre que perdió su hijo en el frente

Miembros de la división recuperándose de las heridas de guerra

Soldados aprendiendo vocabulario alemán

Imagen del Alférez Ricardo Sanz, no muy distinta de la que podría tener Luis Blanco Iglesias


NOTA FINAL.- Las cifras indicadas en el artículo varían según las fuentes consultadas. He procurado ser objetivo tanto en las cifras como en la descripción de los hechos, consultando fuentes distintas y adoptando una posición intermedia que parece la más probable. El que quiera profundizar en el estudio del tema de la División Azul tiene multitud de obras publicadas, tanto de historiadores como de las experiencias personales de los participantes divisionarios que han reflejado en numerosos libros.


Recordatorio de Cabo de Año del Alferez Luis Blanco Iglesias

Agradezco especialmente a http://memoriablau.es/index.php, (memoriablau.es) la documentación existente de los miembros de la división fallecidos y sus circunstancias que aparecen en su página, y en general de todo tipo de información relativa a la organización de la unidad y sus diversas vicisitudes, que figuran amplia y profundamente documentadas.

Inserto a continuación la simbología utilizada por la División Azul o las organizaciones políticas que la impulsaron: Falange Española y su sindicato de estudiante, el Sindicato Español de Estudiantes (SEU).
 








3 comentarios:

  1. Gracias por esta entrada tan bien documentada.
    Se nota que hay horas de esfuerzo y trabajo, da gusto seguir encontrando personas que se preocupan por la verdadera historia,
    y que dedican su tiempo a compartirlo con los demás.
    Ha sido un lujo leerle.
    Se refresca la memoria y se aprenden cosas nuevas de una forma muy didáctica y amena.
    Un cordial saludo.
    y esperamos mas artículos
    mucho animo en esta nueva andadura

    ResponderEliminar
  2. Sr Dominguez Carballo. Soy familiar 3generacion de Luis Blanco Iglesias.
    Fue el primo hermano de mi madre. Tengo documentacion de la flia que si desea puedo enviarle. Mi nombre es JUAN CARLOS LADO. Vivo en Argentina. Mi email
    Lado123@outlook.es
    Apreciare si ud. Es tan amable apreciare me pueda pasar el suyo. Y enviarle documentacion muy ligada a mis afectos. Ej foto de 1885 del hotel America de Balneario Mondariz...algun integrante de ese hotel fue antepasado de mo flia. Sera un gusto contactarlo y saber mas de mi flia de ahi. Gracias

    ResponderEliminar
  3. A Sr Jose Luis Dominguez Carballo.

    Estimado Jose Luis. Mi nombre es Juan Carlos Lado, argentino, y vivo en Buenos Aires. Lo felicito por el articulo que ha escrito referente a Luis Blanco Iglesias.
    Soy parte de la esa familia, ya que mi madre Engracia Blanco Moro, fallecida hace un año, era prima de Luis Blanco.
    El tio de mi madre fue Jose Blanco Gonzalez (de Armariz Faramontaos).
    El Sr Gonzalo Blanco, mi abuelo , era hermanastro de Don Jose Blanco, el que vino a Argentina a principios de 1900, creo en 1905 y era boticario en aquel entonces.
    Tengo algunas cartas de la epoca, año 1954 en que le escribia a su sobrina. Ademas alguna foto del hotel que hoy ya no existe, HOTEL AMERICA, de Balneario Mondariz que es del año 1885. Por parte de mi abuela, esposa de Gonzalo, sus ascendientes fueron parte de los dueños de ese hotel Las pongo a vuestra disposicion, y puedo enviarselas por esta via. Asi mismo alguna otra que pueda ser de su interes.
    Deseo poder contactarnos, ya que apreciaria tener , o ud. me epodria indicar el como, de conocer algo mas de mi querida familia.
    El hermano de Luis Blanco Iglesias, el Sr Amando, se que tiene un hijo que deberia tener aprox unos 68 o 69 años.
    En fin , seria importante a mis afectos poder conocer algo mas sobre esta rama de flia.
    mi contacto es lado123@outlook.es
    JUAN CARLOS LADO. Bs As Argentina.
    Apreciare me pueda ud. indicar una direccion de correo, u otra manera de contactalo.
    Muchas Gracias

    ResponderEliminar